Conocí a Jorge Casal ya hace unos cuantos años. Fue en la fiesta de inauguración del piso de una amiga común y desde el primer momento tuvimos una estupenda conexión.

Pasados un par de años de aquel día, Jorge Casal me insinuó que tenía en mente grabar un disco, y que le gustaría que colaborase en ese proyecto. Tenia ya la mayor parte de las canciones escritas,  todo montado en su cabeza. Solamente le quedaba definir unas cuantas cosas y ponerse manos a la obra con la grabación.

Sin duda, no lo pensé dos veces. Sin saber cuál era su idea le dije que si.  Admiro a la gente como Jorge Casal. Tiene sus ideas claras y lucha por conseguirlas . Jorge Casal es de esas personas que siempre te da más de lo que recibe, un tipo con un corazón enorme y con mucho carácter.  Puedes verlo subido a un escenario, colaborando desinteresadamente en multitud de proyectos, ayudando a quien lo necesita en lo que sea, cuidando a su perro Malamadre con un cariño espectacular  o en la rapa das bestas de Sabucedo como un aloitador más jugándose la vida en beneficio de los caballos.

Fue simpático al principio, porque a Jorge no le gusta que le hagan fotos, no lo soporta, está muy incómodo. De hecho, muchas de las fotos que compartía eran capturas de pantalla de videos, algo que me parecía divertido. Encontramos cada uno su lugar en nuestro trabajo y nos adaptamos. Podemos hacer fotos a las tres de la madrugada o a las cinco de la tarde, nos da igual el lugar, la condiciones y los medios.

Me dejó y me deja libertad a la hora de hacer fotos. Primero fueron para el disco “El pulso fuerte”, donde puedes encontrar varias de mis fotos incluida  la portada del disco, todo un orgullo y un honor para mi. Fotos de la grabación del disco con el gran Xabier Vizcaino, otro amigo al que admiro. Los días que estuve en O Incio  haciendo fotos y viendo como iba toda la grabación del disco, no los olvidaré. Un pueblo muy acogedor, los cafés con Mariflor y vivir ese momento con ellos y con toda la gente de la Terra Brava.  Luego las fotos para el cartel de la gira con “Los perros de nadie” , la grabación del video “Como Gala y Dalí” o el cartel de despedida de la gira para ponerse de nuevo a escribir.

Mi relación con el mundo de la fotografía y con el de retratos en blanco y negro fue algo casual. Me gusta hacer fotos, desde muy pequeño . Siempre me llamaron la atención los retratos en blanco y negro, reconozco que tienen un encanto especial y que transmiten algo que la fotografía en color no es capaz. Cuando consigues captarlo es algo mágico.

Cuando decidí empezar con el proyecto de Alvientoooretratos fue algo casual, gracias a mi amigo Diego Castro que me dio ese impulso inicial, haciendo de modelo y dándome unas pautas básicas a la hora de fotografiar a alguien desde tan cerca, contar con un experto modelo como amigo siempre es una ventaja.

Poco a poco y con mucha práctica y paciencia voy haciendo fotos, la colección va creciendo. Siempre  buscando y procurando que las personas que se ponen delante de la cámara, se sientan cómodas y contentas con el resultado. Sin duda para mi no hay mayor satisfacción que esa.

Espero que te gusten las fotos y como siempre, me encantará recibir tus comentarios, opiniones y sensaciones. Una vez mas, gracias por haber llegado hasta aquí.

 

#alvientoooretratos con @jorgecasaloficial. Estos días me tengo que poner a revisar unas cuantas fotos que tengo pendientes.

A post shared by #alvientoooretratos (@alvientoooretratos) on