Mi primera vez en Plasencia 

Me encanta sorprenderme con ciudades y lugares que no estaban en mi lista de próximos destinos ni por asomo y una vez que los conozco me doy cuenta de que muchas veces ese listado de lugares a visitar no es del todo correcto. Os cuento esto porque recientemente estuve en Plasencia y reconozco que me sorprendió gratamente.

A Plasencia viajé por motivos laborales y los dos días que estuve allí con el evento de la “ Vuelta a España en 20 latas” me sirvió para conocer un poco esta preciosa ciudad extremeña y el buen rollo que tiene su gente.

De Plasencia me encantó su casco histórico del que más tarde os hablaré. Pasear tanto de día como de noche por sus calles es una pasada. Está genial conservada y hay muy buen ambiente durante todo el día.

Durante los días que estuve en Plasencia celebraban sus fiestas, la Feria de Plasencia, así que os podéis imaginar todo el fiestón que tenían montado en la Plaza Mayor.

A Extremadura siempre es un gustazo volver. Hace años venía durante unos cuantos días a Cáceres al festival de Womad y siempre recordaré esta ciudad y los buenos momentos vividos. En otras ocasiones cuando viajaba de Galicia hacia Andalucía me gustaba hacer el trayecto por Portugal y cruzar Extremadura, casi siempre aprovechando las paradas para comer o dormir en alguno de sus pueblos.

Cómo llegar a Plasencia

Está situada en la Vía de La Plata y muy próxima a ciudades como Cáceres o Salamanca .Se puede llegar via Navalmoral de la Mata con enlace a la  A5 que la comunica con Madrid y esta fue la carretera por la que me fui yo en dirección a Toledo vía Madrid. 

Esta vez os hablaré de algunos de los lugares que pude conocer en la ciudad de Plasencia y estoy seguro de que volveré pronto para seguir descubriendo tanto la ciudad como otros lugares de la provincia y de Extremadura. Plasencia es la puerta de entrada natural al Valle del Jerte a donde espero ir pronto a ver sus cerezos en flor.

Casco antiguo

Como os decía antes fue todo un descubrimiento para mí conocer la ciudad de Plasencia y su casco histórico. Pasear por sus calles de piedra con casas señoriales, palacios, catedrales y estrechas calles llenas de historia fue un gustazo.

La ciudad fue fundada por Alfonso VIII en 1186 y su nombre viene de Ut placeat Deo et hominibus  que significa “para agradar a Dios y a los hombres”.

Como anécdotas interesantes contaros que su mercadillo se celebra en la Plaza Mayor y en el mismo lugar desde hace más de 800 años. El comercio es uno de los principales motores económicos de esta ciudad y paseando por sus calles podréis encontrar todo tipo de tiendas y para todos los gustos. 

Hasta aquí llegan los habitantes de toda la región para hacer sus compras y gestiones. Desde la Plaza Mayor podréis pasear por calles con nombre de gremios como la calle Zapaterías, Vidrieras o Los Quesos.

En agosto celebran una fiesta medieval donde todo el mundo participa y se disfraza para la ocasión así que si os apetece venir es el primer martes de agosto.

Qué ver en el casco histórico

Hay mucho que ver. Plasencia tiene dos catedrales, una nueva del siglo XV y otra más antigua del siglo XIII, una junto a la otra. No pude entrar porque estaban cerradas cuando pasé por allí y al día siguiente no tuve tiempo, pero con solo verlas por fuera me pude imaginar lo preciosas que serían por dentro.  La segunda catedral en principio iba a formar parte de la antigua pero al final las obras no se concluyeron y actualmente hay dos.

En la Plaza Mayor podréis ver la figura del Abuelo Mayorga en lo alto del ayuntamiento junto al campanario, está allí arriba medio colgado de la torre junto al reloj, el abuelo marca el ritmo de la ciudad y lo controla todo desde allí arriba.

El ayuntamiento ocupa el Palacio Municipal, un edificio del S. XVI con una fachada de doble arcada, de estilo gótico renacentista que se encuentra en la Playa Mayor.

La ciudad de Plasencia era una ciudad amurallada de la que se conserva una parte importante. La muralla tenía 71 torres de las que actualmente quedan 21, y dando un paseo por el entorno de la muralla podemos ir viendo algunas de sus puertas de acceso, las torres y la muralla que defendía la ciudad.

A la Torre Lucía se puede acceder y desde allí se ve parte de la ciudad. La Puerta del Sol es una de las puertas de la muralla más importantes de acceso a la ciudad y en buen estado de conservación.

En la parte de norte de la ciudad también podéis visitar su acueducto de 55 arcos y más de 300 metros de longitud. Para llegar al acueducto desde el casco histórico podéis hacerlo caminando ya que se comunica con la ciudad por el Parque de los Pinos. El Acueducto de San Antón fue construido en el año XVI para llevar el agua a la ciudad desde las montañas cercanas.

Parador de Plasencia

Otro de los descubrimientos en Plasencia fue su Parador, en un antiguo convento, el Convento de San Vicente  Ferrer, que  encontré casi de casualidad al caminar por sus calles. Aproveché el primer día para tomarme un café y como estuve tan cómodo volví al día siguiente con más calma a seguir disfrutando de este precioso lugar. 

Este edificio fue sede de la primera escuela universitaria e incluso en su interior tiene los restos de una pequeña sinagoga. Mi amiga María que sabía que estaba en Plasencia me recomendó que me fijase en su espectacular escalera volada, del siglo XVI que se sostiene sobre arcos irregulares y desiguales y que sirve de acceso al segundo piso del Parador. 

Booking.com

Rutas que podeís hacer en la ciudad

Dentro de las rutas que podéis hacer en la ciudad hay varias interesantes, entre ellas la Ruta de las murallas, Ruta de los Parques, Ruta de los Escudos, Ruta de los Conventos, Ruta Mariana, Ruta Arroyo Niebla , entre otras. En la web del ayuntamiento tenéis mapas y rutas que se pueden descargar. 

 

Parque de La Isla. Espacio verde y aparcamiento gratuito

Si buscas aparcamiento para dejar el coche aquí tienes uno gratuito y con un ascensor que está enlazado con unas escaleras mecánicas que te dejarán a las puertas de la zona monumental. 

El Parque de la Isla es perfecto para dar un paseo en la naturaleza y junto al río Jerte , el conocido como “río chico”. En esta zona es habitual ver a gente haciendo deporte y paseando durante todo el año. Otro parque conocido de la ciudad es el Parque de los Pinos o el paseo fluvial junto al río Jerte que tiene una longitud aproximada de unos 14km.

Fiestas más populares 

Aunque la Semana Santa no la deberíamos contar como fiesta, es sin duda un estupendo reclamo turístico de la ciudad. Cofradías o hermandades participan en esta fiesta declarada de Interés Turístico Regional. Otras fiestas importantes son:

La Romería del Puerto que se celebra el primer domingo después de Resurrección .

Su popular Feria de Plasencia que se celebra entre el 7 y 10 de junio en la que tuve la suerte de participar mientras visitaba la ciudad y reconozco que estaba todo super animado

El Martes Mayor que se celebra el primer martes de agosto en el que se celebra un gran mercado de artesanía, frutas y otros productos. Cada martes se hace mercado en esta plaza pero el de agosto es especial y de hecho la noche anterior ya se monta un estupendo mercado artesanal que actualmente está considerado de Interés Turístico Regional.

Dónde dormir en Plasencia

Sin duda dormir en el casco histórico de Plasencia es un gustazo y sobre todo disfrutar del entorno tanto al anochecer como por la mañana temprano. En el mapa que os dejo aquí tenéis todos los hoteles con precios actualizados, dadle un vistazo y si tenéis cualquier duda preguntadme.

Booking.com

Disfrutar de la gastronomía extremeña en Plasencia

Los extremeños presumen de su gastronomía y sobre todo de sus jamones, quesos y platos como las migas, morcillas o calderetas, ya sean de cabrito o de cordero. En Plasencia es muy típico salir de tapeo y lo comprobaréis en los locales que están principalmente en el entorno de la Plaza Mayor siempre llenos de gente tomando cañas y tapas.

A mí me recomendaron el Restaurante Succo, el Restaurante Palacio Carvajal, Parada de la Reina y Casa Tomás. Ya me contaréis cuáles son vuestros favoritos. 

Muchos de sus platos llevan pimentón de la Vera, un pimentón con denominación de origen protegida que se produce en la comarca de la Vera en la provincia de Cáceres. El toque ahumado del pimentón se lo da la forma de procesado ya que los pimientos se ahúman durante el proceso de secado y luego se muele. Podéis encontrar en el mercado pimentón de la verá dulce, agridulce y picante, todo dependerá de los gustos.

Ya me contaréis que os ha parecido y si tenéis alguna sugerencia o recomendación sería genial que lo dejaseis en los comentarios para que otros viajeros puedan también apuntarlo. 

En el blog y en este artículo puedes encontrar enlaces de afiliación. ¿Qué significa eso? Significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace yo recibiré una pequeña comisión. Pero tranquilo, que el uso de ese enlace no significa que a ti te cobren más. El precio es el mismo, simplemente la compañía sabrá que has hecho la reserva a través de mi blog y me dará una pequeña comisión, gracias a eso me estarás ayudando a seguir  con mis viajes y poder contártelo. Gracias por todo.”